Mi bebé de colecho a su cuarto

Nos aterraba la idea de tener dos bebes con un año de diferencia, pero nos emocionaba saber que la familia estaba creciendo por todas las dificultades que habíamos pasado para quedar embarazados. 

Luci dormía con nosotros desde que nació, así que definitivamente debíamos pensar qué hacer con la llegada del nuevo bebé ya que nos iba a costar dormir los 4 en el mismo cuarto. 

El momento de recibir a Marce se acercaba, así que, empezamos a leer y buscar ideas de qué hacer con Luci para que no sintiera dos cambios tan drásticos; la llegada de la hermanita y pasarse a su cuarto. 

El hecho de haber decidido hacer esta transición es muy importante ya que es el lugar en donde nuestra pequeña dormirá y descansará por muchos años. Todos sabemos lo valioso que es que un niño tenga un buen sueño para que tengan un mejor crecimiento y desarrollo. 

Quisimos hacer de esta experiencia algo especial.

Después de ver ideas y leer acerca de cómo acompañar a nuestros pequeñas en la transición de colecho a cama, tomamos la decisión de mandarle hacer su cama Montessori, ya que aplicar este método también iba a hacer que ella fuera autónoma e independiente. 

Vimos muchos estilos camitas y el que se ajustaba a su cuarto, nuestro gusto, y cumplía con objetivos que queríamos alcanzar, era esta: 

Foto: pinterest

Podemos ver mil ideas de camas en revista o en internet, pero ¿Cuál se ajusta las necesidades de mi hija? La cama no es sólo para mí y qué tan linda se verá.

¿Qué es lo que se busca en una cama Montessori?

  • Que esté al nivel de suelo, lo más bajo que se pueda
  • Evitar el uso de barandas o barrotes ya que el propósito es que el niño tenga independencia y sea autónomo
  • Que sea una cama segura

Esta semana en la primera sesión del taller de “Montessori en Casa” de Susana de @recetas Montessori justamente ella habló de las características que hay que buscar cuando queremos aplicar el método Montessori en casa y cómo deben ser las camas Montessori. ¡Así que habíamos escogido bien!

No quisimos hacer la transición justo cuando Marce nació y esperamos un par de semanas a que se acostumbrará a la idea de que había una nueva integrante en la familia. Luego, ¡llegó la camita! Celebramos la armada de la cama en su cuarto y a ella que ese era su nuevo espacio. Ella lo exploró, se subía y bajaba.

Uno como padre también transmite los miedos como las alegrías y ella seguro sentía que nosotros estábamos felices de sentirnos seguros que iba a dormir en una cama donde no correría peligro y sentía independencia al decidir cuándo bajar y subir de la cama, ya que en la nuestra obviamente no lo podía hacer. Ya Luci se nos había caído de nuestra cama. Así que esta transición también nos daba paz. 

Al principio le agregamos una baranda porque nosotros creíamos que la necesitaba, pero fuimos aprendiendo que eso la limitaba y el propósito era facilitarle bajarse en esas madrugadas en las que ella salga a buscarnos o se sienta mal. Ella necesitaba aprender a calcular su espacio mientras dormía, así que se la quitamos y no hemos tenido ningún problema o accidente. 

¡Nuestra chica grande ya duerme en su cama, en su cuarto y sin baranda! Grandes cambios, pero todos felices,  a la fecha ella ama su cuarto y nunca ha tenido miedo o rechazado dormir en una cama que tendimos con amor. 

Foto por @123Studio

Nos fue tan bien que a Marce le pusimos su cama Montessori a sus 8 meses para que empezará hacer sus siestas y ya al cumplir 1 año que durmiera por las noches. Ella ahora duerme en su cuarto y ama su camita.

Foto por @123Studio

Si quieres aplicar el método Montessori en casa busca la cama que se adecue al espacio del cuarto, lo más baja que se pueda, y sin barandas. De ustedes dependerá el diseño que quieran escoger o simplemente colocar el colchón sobre una superficie como las alfombras de foamy, a veces menos, es más.  Puedes consultar con una guía Montessori si tienes dudas de cómo preparar el ambiente.

Dejemos que nuestros hijos sean independientes al crear espacios para ellos y no pensar en lo que nosotros queremos sino en lo que ellos necesitan. 

Promueve que sea capaz de hacer las cosas por sí mismo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *